Vivir para el Cosmos

Cuando nos despertamos al impulso evolucionario como nuestro propio Ser Auténtico comenzamos a conocer, en formas que son difíciles de describir, que ya no estamos viviendo la vida del ego. Ahora empezamos a intuir que estamos viviendo para el cosmos completo y comenzamos a experimentar toda la emoción que conlleva esta perspectiva tan amplia . Desde este aventajado punto, nuestro ego o ser personal se ve apenas como una pequeña caparazón que contiene una delimitada estructura de ser. De hecho, desde este expandido punto de conciencia, nos damos cuenta de que esa limitada perspectiva personal del ego no es lo suficientemente amplia como para contener la enormidad de lo que ahora estamos viendo. Cuando este tipo de cambio ocurre, es repentino e inequívoco. Es inequívoco porque cuando nos conectamos  con esta aceleración expandida nos vemos animados por su poder, inteligencia y su ascendente trayectoria. Como ser, somos llevados por lo que se siente como una aceleración cósmica, estirando el camino más allá de nosotros mismos hacia un potencial elevado aún no manifiesto. Inexplicablemente, somos arrastrados a cumplir con una promesa gloriosa que parece habernos estado llamando desde siempre.