La transformación espiritual no es un proceso sicológico

La auténtica transformación espiritual o mística no es un proceso sicológico. Las enseñanzas místicas van más profundo que eso – se refieren a la naturaleza de la conciencia y la estructura de nuestros interiores más profundos. No son simples principios sicológicos útiles y prácticas inventadas por la mente humana; nos indican el camino hacia el descubrimiento de leyes naturales o inherentes que se vuelven aparentes para quienquiera que despierte a las dimensiones más profundas y sutiles del interior del cosmos. Toda enseñanza auténtica que provenga de una inspiración mística está realmente describiendo principios, estructuras y leyes que ya existen en tu más profundo interior, que es el interior del cosmos en evolución en que vivimos. La mayoría de las personas no se despiertan de una manera en la que son capaces de percibir estas leyes sutiles o estructuras, por lo que cuando escuchan estas enseñanzas místicas, las interpretan como un mandato o instrucciones. Y pueden ser utilizadas de ese modo. Pero lo que realmente representan es una dimensión más profunda y sutil de la realidad misma. Y cuando comienzas a mirar las enseñanzas místicas o iluminas como leyes y estructuras sutiles que ya existen, tu relación con ellas cambia significativamente. Te das cuenta de que si realmente se trata de leyes o estructuras, más que ideas con que alguien aparece, entonces representan una verdad absoluta, y si hay algo de integridad en tu ser y en tu alma, vas a tener que aceptarlas. Entonces estos principios se convierten en el camino y tú caminas en línea recta. Y ves como el desarrollo va ocurriendo. Si te adhieres a ellos, no puedes equivocarte.