En el asiento del conductor

El principio central de la Iluminación Evolucionaria es que un futuro más iluminado para nuestro mundo depende sólo de una cosa: nuestro propio desarrollo superior. El mundo alrededor nuestro cambia para mejor en tanto estamos dispuestos a cambiar nosotros mismos. Si ambos, tú y yo, estamos comprometidos con nuestra propia evolución personal y espiritual, y la relación entre nosotros está basada en ese compromiso primero y sobre todo, entonces el mundo no puede si no convertirse en un lugar mejor, ¡porque estamos aquí! ¿Cuánto realmente nos importa qué tan impensablemente positiva se pueda volver esta vida que estamos viviendo ahora? Ahora tenemos una oportunidad real de descubrirlo. Justo desde el principio, esta enseñanza nos coloca en el lugar más importante: en el asiento del conductor de nuestras vidas y nuestro destino.