DESARROLLO VERTICAL VS HORIZONTAL

con Andrew Cohen y Ken Wilber

The Guru & The Pandit: Diálogo XXV

Andrew Cohen: Hoy quería hablar contigo acerca de algo que se ha convertido cada vez más en un tema importante en mi trabajo como guía espiritual. Se trata de la distinción entre lo que llamo desarrollo vertical y desarrollo horizontal. He encontrado que es una distinción bien profunda y sutil en relación a los que nos referimos como los niveles superiores de la evolución humana, especialmente en su relación con el despertar y la experiencia de estados elevados de conciencia.
Recientemente, dirigí tres retiros de fin de semana- en California, Alemania y Massachusetts- en los que les pedí a las personas observar la diferencia entre el desarrollo vertical y el horizontal en relación a su propia experiencia. Pero cuando las personas me dijeron lo que pensaban que significaba el desarrollo vertical descubrí que noventa y ocho por ciento del tiempo lo que estaban describiendo era desarrollo horizontal y no realmente vertical en el sentido en que yo uso el término. Cuando hablo de desarrollo vertical, especialmente en el contexto del Despertar Evolutivo, de la espiritualidad evolutiva y lo que significa que un ser humano evolucione realmente, veo que lo que apunta es a una emergencia. Para mí, el desarrollo vertical siempre significa la emergencia de una mayor complejidad e integración desde una condición de menor complejidad e integración. Significa que algo entra en la escena que indiscutiblemente nuevo.
Por supuesto que hay muchas maneras diferentes en que la gente habla de desarrollo horizontal y vertical, pero yo siempre me refiero a algo muy específico. Sé que tú también tienes tu propia manera de hacer esta distinción.

Ken Wilber: Sí. Permíteme empezar por señalar que hay por lo menos dos otras distinciones mayores que deberíamos hacer cuando hablamos acerca del desarrollo a niveles más altos. Una de ellas tiene que ver con las estructuras de la conciencia, y la otra, con los estados de conciencia. Las dos crecen y se desarrollan; las dos muestran lo que podríamos llamar desarrollo vertical y horizontal. Con el desarrollo vertical, como tú dices, nos referimos a un crecimiento y transformación real y con desarrollo horizontal, simplemente nos referimos a una traslación del nivel en el que ya estás o una manera diferente de relacionarte con él.
Vemos que hay tanto transformación como traducción en estas dos secuencias importantes para el desarrollo como son las estructuras y los estados. Las estructuras de la conciencia son los estadios o niveles investigados por los psicólogos del desarrollo desde Piaget a Kohlberg, a Loevinger, a Maslow, y a Graves. Jean Gebser fue el primero que los nombró, llamándolos arcaico, mágico, mítico, racional, pluralista, integral y más allá (ver página 58). También pueden ser simplificados y agrupados de manera más general como premoderno, moderno, posmoderno e integral. Estos estadios corresponden a las perspectivas, visiones de mundo y valores básicos a través de los cuales avanzan tanto los individuos como las culturas en su desarrollo. Y los estados de conciencia principales constituyen la materia de interés de las grandes tradiciones contemplativas. Mediante la meditación y otras prácticas espirituales es posible acceder a un mayor desarrollo en el que nuestra conciencia puede mantenerse despierta en el estado sutil del sueño y en los estados profundos sin forma, vacíos, y despertar a sí misma como el Ser puro, absoluto e infinito.
En cualquiera de los dos casos, el desarrollo vertical significaría una transformación real o un cambio real en nuestro nivel de conciencia. Si te imaginas un edificio de diez pisos, la transformación vertical significa moverse desde un piso a otro superior. La traslación horizontal sería como cambiar los muebles de lugar en el mismo piso.

Cohen: ¡Correcto!

Wilber: Cuando le pedías a la gente en tus retiros que dieran sus definiciones de transformación vertical, estaban realmente dando definiciones de traslación horizontal, simplemente porque eso es lo que la mayoría tiende a pensar. Es más fácil de ver y comprender.

Desarrollo real significa ascensión vertical

Cohen: Cuando hablamos de verticalidad debe significar que el ser en su totalidad está pasando por un proceso que tendrá como consecuencia la emergencia de capacidades y maneras de pensar que son genuinamente, auténticamente nuevas y que no tenía antes. No se trata del camino de auto-superación en que modificamos, de manera positiva e importante, el ser que ya somos. No estamos simplemente mejorando al ser en lo que es. Estamos participando en el proceso espiritual de tal manera que el resultado será la emergencia de una cualidad, habilidad y capacidad que no estaba ahí antes.
Por otra parte, encuentro que la idea de la ascensión vertical siempre apunta más allá de la fijación posmoderna con el ser personal y psicológico. De manera que el ser personal y su perspectiva psicológica siempre será trascendido de una manera muy importante y significativa mediante la ascensión vertical. Y esto se relaciona con algo en lo cual he estado poniendo mucho énfasis en mis enseñanzas y tiene que ver con que gran parte de lo que somos como individuos únicos y personales es realmente un producto de la cultura. En otras palabras, un porcentaje importante de lo que somos consiste más bien de estructuras producidas por la cultura que de estructuras meramente personales que son sólo el resultado de nuestra experiencia única e individual.
Si ahondamos en lo que significa la noción de desarrollo vertical, aparte de traspasar o trascender nuestro condicionamiento personal y psicológico, también debemos hacer el esfuerzo de ver más allá de nuestra manera culturalmente condicionada de relacionarnos con la vida, el mundo, la cultura y el cosmos. Queremos hacer esto para poder ver más allá de todo ello hacia un potencial más elevado y aún no manifiesto- para estar en una posición que nos permitirá crear una cultura nueva y más elevada.

Wilber: Exactamente. Todo esto es importante para una genuina espiritualidad evolutiva que no trabaja sólo con estados elevados de conciencia sino que también con estas estructuras personales y culturales. Esta es una de las cosas sobre las que tú y yo probablemente hemos hablado más y es importante si queremos comprender lo que significa realmente el desarrollo vertical.
Si tú observas estas estructuras básicas de desarrollo, comenzando con el nivel premoderno, éste es un nivel fundamentalista, mítico, etnocéntrico en el que tú crees que hay una sola manera y una sola verdad que provino directamente de Dios, que cada palabra de la Biblia es literalmente verdadera, etc. Esa es la estructura premoderna.
Si nos movemos al nivel siguiente, tú realmente te transformas y dejas de creer en mitos para acceder al nivel de la modernidad científica y racional. Ahora tu verdad es la verdad científica que es determinada por la evidencia objetiva, por la experimentación y el consenso informado. Estos son algunos de los valores estándar de la estructura moderna.
La siguiente estructura principal que ha evolucionado hasta ahora es el nivel posmoderno, que tomó prominencia en los sesenta e incluye los valores de los creativos culturales, la preocupación por el medio ambiente de los verdes y una visión de mundo pluralista y multicultural. Este es el nivel con el cual tú y yo nos enfrentamos continuamente en nuestro trabajo, porque las estructuras emergentes recientes en las que los dos estamos interesados, la integral y superiores- vienen inmediatamente después de este nivel posmoderno. Un aspecto muy importante de la perspectiva integral es el reconocimiento de que todos los niveles anteriores deben ser honrados y tomados en cuenta mientras que cada uno de estos niveles cree que sus maneras de pensar son las únicas verdaderas y correctas en el mundo.
Desde un punto de vista integral, queremos incluir a todas estas perspectivas dentro de un marco de desarrollo inclusivo, pero es con la manera de pensar posmoderna que nos toca interactuar más a menudo, porque las personas interesadas en formas alternativas, pos-tradicionales de espiritualidad provienen de esta visión de mundo. Como es un nivel de pluralismo igualitario, el problema es que es vehementemente anti desarrollo, anti clasificación, anti jerarquía, anti niveles y anti estadios o estructuras. Quiere poner a cada una de las visiones de mundo en un plano de igualdad. Por supuesto que en realidad no cree en esta igualdad, puesto que no cree ni en las visiones racionalistas de la modernidad ni en las visiones míticas pre modernas. Cree que sus propias visiones ¨progresistas¨ son más elevadas, mejores y las únicas realmente verdaderas.

Wilber: Realmente una ironía. Cuando se trata de una transformación vertical, la mayor parte de los problemas con que tú y yo nos encontramos provienen de esta visión pluralista posmoderna extrema que no permite la posibilidad de estados y estadios más elevados, y menos aún la posibilidad de que algunos de ellos son mejores que otros y de que puedes despertar a dominios más elevados y profundos de ser. Simplemente, no permite este tipo de juicios y de esta manera los posmodernos descartan de llano cualquier tipo de transformación. Para ellos, la idea de transformación vertical- moverse de un estadio inferior a uno más elevado- implica emitir un juicio de que algunas cosas son mejores que otras, y eso no se permite.

Cohen: Correcto.

Wilber: ¡Así estamos atascados! No se nos permite nada excepto traslaciones por descarte. Sólo nos quedamos con movimientos horizontales. No se permiten movimientos verticales. Y eso es una gran tragedia, porque está claro que lo que queremos es ayudar a la gente a aprender a transformarse desde cualquiera que sea la estructura o estado en que se encuentren al próximo estado o estadio más elevado, más inclusivo y más profundo. Estas estructuras o estados ¨más elevados¨ no son más elevados en el sentido de ser excluyentes. Son más elevados en el sentido de ser más inclusivos. Cada estructura más elevada incluye más visiones y más perspectivas.
El punto importante de cada uno de estos movimientos- desde lo pre moderno a lo posmoderno, a lo integral y más allá- es que son verticales, son transformadores, y eso quiere decir que ocurre un cambio estructural real en la conciencia. Es un cambio real en la conciencia; no es simplemente quedarse en el nivel en que estás y mover los muebles en el mismo piso.

Cohen: O decidirse a redecorar y comprar nuevos muebles para reemplazar a los antiguos.

Wilber: ¿Ese es el problema, verdad? ¡Muchos guías espirituales te venden un lindo amoblado nuevo y te mantienen en el mismo piso!

Despertando al ser y al devenir

Cohen: Creo que cuando vamos desde el estadio de desarrollo posmoderno al integral y al pos integral, especialmente porque también adquirimos la capacidad de experimentar estados místicos más elevados y profundos, comprender la distinción entre desarrollo vertical y horizontal es de primera importancia.
Por ejemplo, he conocido a muchos líderes religiosos a través de los años, incluso a muchos que están adoptando un enfoque más progresista en las tradiciones místicas antiguas. A menudo se trata de individuos profundamente despiertos y la experiencia de gozo, amor y éxtasis que uno siente sólo al pasar un tiempo con ellos es espiritualmente estimulante y expande la conciencia. En este tipo de encuentros, siempre me impresiona la profundidad de la generosidad, confianza y apertura que somos capaces de compartir juntos. Al mismo tiempo, me llama la atención que muy rara vez haya un sentido de necesidad de llegar a alguna parte nueva en esta experiencia compartida de paz y éxtasis. Creo que relacionarse con el desarrollo espiritual en un contexto creativo, vertical, evolutivo es simplemente algo diferente. Es una nueva perspectiva con la que mucha gente- especialmente aquellos que provienen de tradiciones religiosas establecidas- no están necesariamente familiarizados.

Wilber: Cierto. La cualidad íntima que describes ocurre cuando las personas están despertando a estados más elevados y profundos de conciencia juntos, y lo que describes es probablemente el estado causal o lo que se llama en Vedanta el anandamaya-kosha, la capa de gozo y éxtasis. Pero ahora, si estos estados profundos no ocurren en un contexto de una nueva perspectiva o estructura- si no son parte de la emergencia de un estadio integral o incluso de un estadio súper integral, esos estados por sí mismos no conducirán necesariamente a algo nuevo.

Cohen: Sí, en ese tipo de situaciones es evidente que no vamos a llegar a una parte que ya no hayamos alcanzado, porque siempre volveremos al mismo lugar intemporal, pacífico. Mucha gente cree que si medita de manera suficientemente profunda y experimenta estados de paz, beatitud, gozo y tranquilidad, un desarrollo mayor y una emergencia más elevada va a resultar de ello. Pero no es así como funciona generalmente. En todos los niveles de evolución, ya sea cosmológicos, biológicos o psico-espirituales, la emergencia de nuevos potenciales generalmente ocurre mediante la fricción dinámica y creativa entre las personas. Desde las estrellas que colisionan y forjan elementos más complejos a las creaturas vivientes que luchan y compiten por sobrevivir en condiciones medioambientales difíciles, se necesita fricción positiva para crear nuevas posibilidades para la evolución. Y eso es también válido para la conciencia. La conciencia evoluciona cuando las mentes y las almas humanas frotan unas con otras en conflicto creativo y fricción positiva.

Wilber: Así es. Hay un despliegue dinámico, evolutivo por el que la humanidad transita y si usamos un lente integral podemos rastrear la emergencia de nuevas estructuras-estadios a través de todo el curso tumultuoso de la historia de la humanidad. Podemos observar los estadios por los que hemos pasado, ver cómo empezamos en el arcaico y nos movimos al mágico hace unos cuarenta mil años atrás. Hace unos tres mil años, nos movimos al mítico y desarrollamos las grandes tradiciones religiosas. Alrededor de trescientos a cuatrocientos años atrás nos movimos al estadio racional con el Renacimiento y la Ilustración. Hace unos treinta o cuarenta años atrás nos movimos hacia el pluralismo con todo el despliegue de los sesenta. Y ahora estamos a punto de crear la próxima estructura más elevada. Esto significa una transformación vertical, significa una emergencia, significa movernos más allá de lo personal y significa movernos más allá de donde la cultura humana se ha desarrollado hasta ahora.

Cohen: Eso es algo grande.

Wilber: Ir más allá de la cultura es algo grande. Esto es una de las cosas que lo hace tan apasionante. Por supuesto que queremos experimentar el gozo y la libertad de los estados superiores de conciencia, pero esos estados necesitan ser comprendidos o interpretados desde estos estadios más elevados.

Cohen: La experiencia de los estados superiores nos permite experimentar un espíritu indomable, el sentido de que ¨yo sé que esto es posible de realizar. No tengo dudas al respecto.¨ Es una fuente de convicción e inspiración sin fin y es el recurso espiritual supremo porque es la experiencia directa del infinito.

Wilber: Y es tan importante que nuestra experiencia meditativa más profunda impulse nuestro desarrollo estructural vertical.

Cohen: Sí, absolutamente. Cuando dirigí el primer retiro Ser y Devenir de EnlightenNext el verano pasado, fue fascinante ver que en los primeros diez días casi no hablé de evolución o desarrollo vertical. La primera parte del retiro no trató sobre alcanzar algo nuevo; trató sobre el retorno a cero, al vacío, al estado iluminado de puro ser. Y fue increíble porque el maestro que fui durante los primeros siete u ocho años de mi carrera de enseñanza tomó el primer plano y nada faltaba. De lo único que hablábamos era de volver a cero y de por qué volver a cero era la respuesta a cualquier interrogante humana.
Sin embargo, en el minuto en que hicimos la transición a la segunda parte del retiro y comenzamos a hablar sobre cómo el impulso evolutivo o Eros emergió por primera vez desde cero con el Big Bang catorce mil millones de años atrás, me transformé en un maestro diferente. Le dije a las personas que pusieran atención porque un tipo de energía diferente iba a expresarse a través de mí que iba a dirigir a todos en una dirección completamente diferente, cambiando su atención, alejándolos del ser intemporal hacia el devenir. Expliqué que el mensaje que surgiría a través de mí es que tenemos que llegar a alguna parte nueva y que se sentirá con una urgencia sobrecogedora. Lo interesante, dije, es que la misma sensación de plenitud absoluta que estaba presente en la transmisión que experimentamos cuando estábamos inmersos en el puro ser se sentirá también en la enseñanza que compartiré. Pero el mensaje será completamente opuesto.

Wilber: Cierto.

Cohen: En menos de una hora del comienzo del primer día, cambió la cualidad del campo intersubjetivo compartido- ahora estaba burbujeante con la fuerza de Eros. Todos estaban despiertos al impulso vertical y éste fue el tema predominante, no sólo en términos de la elucidación de la enseñanza, sino también a nivel de la experiencia directa. Ahora la sensación era que ¨tenemos que llegar a alguna parte, tenemos que llegar a alguna parte, tenemos que llegar a alguna parte. ¿Acaso no ven que eso es lo más importante? ¡Eso es lo único! Tenemos que movernos, tenemos que partir, tenemos que llegar a alguna parte nueva¨.

Wilber: ¡Es el espíritu-en-acción!

Cohen: Y hubo un reconocimiento del espíritu-en-acción como nuestro propio verdadero Ser despierto.

Wilber: Exactamente. Una de las cosas que siempre he apreciado de tu trabajo es que tú dejas muy en claro que estas dos dimensiones- ser y devenir- son reflejos de dos secuencias diferentes de crecimiento. Y la una no te da información acerca de la otra. Puedes sentarte en una de ellas para siempre y ni siquiera sospechar la existencia de la otra.

Cohen: Correcto.

Wilber: Lo que quiero decir es que el primer quark después del Big Bang se sintió cien por ciento puro ser y si también no hubiese habido devenir nuestro universo no sería más que quarks. Afortunadamente para nosotros, también hay Espíritu-en-acción, una superabundancia que está evolucionando y creciendo y transformando y creando nuevas visiones y nuevas transformaciones todo el tiempo.

Cohen: Más y más y más.

Wilber: Más y más y más y eso es parte de lo que soy. Eso es parte esencial de mí. Como dijiste, está el ser, y este es mi devenir, y yo debo tener maestría sobre los dos.

El signo de la evolución espiritual

Cohen: Hay una metáfora que yo utilizo a menudo cuando estoy enseñando. Digamos que estás en tu cama meditando, experimentando el vacío sin forma, intemporal, perfecta felicidad y perfecta plenitud. De repente, un familiar golpea a la puerta con fuerza. Te encuentras ante una situación urgente a la que debes responder ahora.
La pregunta es, ¿cómo vas a responder? ¿Cómo vas a actuar y relacionarte con la situación de una manera que exprese en un nivel significativo o profundo la singularidad sagrada en que te encontrabas? Esa es realmente la pregunta más importante porque la interpretación de nuestra experiencia espiritual es lo que nos ayudará a comprender cómo responder de tal manera que refleje la singularidad no dual de nuestra experiencia y convicción más íntima.
Cuando una interpretación basada en una estructura integral o súper integral comienza a superar nuestra perspectiva anterior, el self se transformará entonces en agente del proceso evolutivo en acción. Nuestras acciones, reacciones y elecciones van a ser un reflejo de lo que es el próximo paso.

Wilber: Exactamente. El marco interpretativo es absolutamente crucial para poder sustentar la experiencia espiritual, para comprenderla y comunicarla. Es así como te mueves desde el yo estático del ser al Ser Auténtico del devenir, y ves y te sientes no sólo como puro ser, del cual estás plenamente consciente, sino también como ser en acción, como espíritu-en-acción, espíritu desplegándose, espíritu transformándose a través de su propio impulso a evolucionar.
Hasta que no realices esa parte de ti también- la parte del espíritu-en-acción- estás sólo medio despierto. No has realizado el yo dinámico del devenir y eso es extremadamente importante porque el mundo está evolucionando, el Espíritu está evolucionando. Y si no estamos en la vanguardia de ese movimiento, estamos sólo contribuyendo al lastre del pasado.

Cohen: ¿Estarás de acuerdo que esto es especialmente cierto para el ser posmoderno que está aspirando a los estadios integral y post integral? A menudo señalo que el ser posmoderno, en general, es probablemente el ser más afortunado que ha nacido en términos de su acceso a la riqueza, educación, privilegio, estándar de vida, oportunidades…

Wilber: Acceso a todas las tradiciones religiosas del mundo…

Cohen: Y todo lo demás. He llegado a la conclusión de que tales individuos, suponiendo que no están severamente dañados física, psicológica o emocionalmente, tienen una obligación en este momento particular en la historia de asegurarse que su despertar espiritual sea realmente dar un paso significativo adelante- y ser aquel que lo dará. Como hemos dicho en el pasado, una de las dimensiones principales de un verdadero ascenso vertical es el despertar a una pasión moral, a una obligación moral, un imperativo moral en relación a la necesidad de asegurar que algún tipo de potencial nuevo más elevado, emergente, pueda ingresar al cosmos a través de nuestras propias acciones deliberadas.

Wilber: Sí, absolutamente. Es el despertar de un nuevo imperativo categórico moral. Uno se da cuenta de que depende de mí abrazar el Espíritu-en-acción, de aportar algo nuevo a la creación, de ser parte de un despliegue evolutivo emergente y de impulsarlo- y por razones morales.

Cohen: Para mí, Ken, ese es el signo. En otras palabras, nunca puedo decir en qué grado un individuo realmente ¨capta¨ esto. Si captan todo esto intelectualmente se entusiasman. Si lo captan como una explosión espiritual, es inspirador. Pero yo nunca tengo idea, en el corto plazo, cuál es el valor de esta reacción hasta que veo que el individuo ha tenido un despertar moral- hasta que han demostrado haber despertado al impulso espiritual y evolutivo como un imperativo moral. Entonces sé que un desarrollo real ha ocurrido. Sé que han dado el paso más grande y más importante que hará posible que sigan desarrollándose. Han dado un paso enorme hacia adelante y las razones por las cuales viven ahora en este mundo son muy diferentes de las que vivían antes. Ya no son más buscadores; están aquí para crear un mundo diferente. Se han dado cuenta de que esa es la razón para estar vivo; esa es la razón para ser las personas que son.
Cuando cualquiera de nosotros llega a ese punto, ya no estamos aquí para vivir de acuerdo a los deseos de nuestro ego personal o para satisfacer robóticamente nuestros valores y ¨deber ser¨ culturalmente condicionados. Desde este punto en adelante, estamos aquí para crear algo que no ha ocurrido aún. Y eso deviene en una obligación moral y raison d’ ?etre que hace que quienes somos tenga absoluta significación y propósito. Esto no quiere decir que la vida no sea tremendamente desafiante y difícil, como suele serlo, pero ahora sabemos que estamos dispuestos a luchar por las razones más importantes y que estamos alineados con la razón espiritual y religiosa más elevada para estar vivos en este mundo.

Wilber: Eso está expresado bellamente y da justo en el blanco. Yo creo que la razón por la cual intuitivamente tú captas que la persona se ha transformado cuando ves el componente moral es porque el componente moral es en cierto sentido la parte más profunda que tenemos en nuestro ser manifiesto. Ya no estás sólo parloteando acerca de ello. Ya no es sólo una experiencia intelectual o teórica. Ni siquiera es un simple cambio de estado.

Cohen: No, es más profundo que eso.

Wilber: Es la realización consciente de que debo hacer esto. Para eso estoy aquí. El mundo necesita ser mejor. El dominio manifiesto es un lugar imperfecto y a menudo desagradable y depende de mí continuar despertando mi inteligencia y mi conciencia para poder contribuir realmente algo positivo a este mundo.

Cómo no perder tu vida

Cohen: Te puedo decir desde la experiencia que es infinitamente más difícil despertar este sentido moral en la gente que darle acceso a estados más elevados de conciencia, despertarlos al Ser o incluso al Devenir y a Eros. Eso es relativamente fácil, pero realmente hacer que el ser posmoderno- que es fundamentalmente muy egoísta y mezquino de mente, a pesar de ser capaz de un alto nivel cognitivo- adopte auténticamente esta nueva gran perspectiva moral es increíblemente difícil. Es el tipo de desarrollo más difícil de cultivar en adultos.

Wilber: Es el más difícil porque la vanguardia posmoderna de la evolución niega que haya algo como los valores morales. ¡Los niega categóricamente! No puedes decir ¨esto es algo que se puede decir que sea bueno para todos los humanos¨. Eso tiene que ver sólo contigo y tu arrogancia y tu odiosidad y tu elitismo cultural. ¡Cómo te atreves a hacer estas declaraciones! Y entonces intenta descartar todo juicio moral, pasando por alto, por supuesto, que su propia visión es un juicio moral. Su propia visión está expresando lo que es verdadero y bueno para todos los seres humanos sin excepción.
Los posmodernos se permiten adoptar esta postura moral grandiosa al mismo tiempo que se la niegan a todos los demás, declarando ¨los valores morales no son posibles¨. De manera que una generación completa ha crecido literalmente sin valores morales.

Cohen: Eso es verdad.

Wilber: Un sentido de dirección, un sentido de profundidad y un sentido de bondad se les ha negado a una generación completa.

Cohen: Ese es uno de los grandes desafíos para los hijos de la generación de posguerra. Quiero decir que es un dilema cultural muy serio porque el recurso por defecto al nihilismo es tan fácil.

Wilber: Exactamente. Por eso muchos de ellos se interesan en la meditación. Pero como decíamos, la meditación y los estados de conciencia no conllevan valores morales por sí mismos.

Cohen: Cierto.

Wilber: Debes recordar que las estructuras de conciencia son maneras en que crecemos, los estados de conciencia son maneras en que despertamos, y debemos incluir ambos. Debemos despertar, desde luego, pero también debemos crecer, y crecer hacia esas estructuras más elevadas de valores morales más profundos y un enfoque fundamentalmente moral del universo es absolutamente crucial. Para avalar esto sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor y ver como es un universo sin moral. Es absolutamente horrendo.

Cohen: Lo es. Y es especialmente horrendo considerando, una vez más, cuánta más libertad y oportunidad realmente tenemos la mayoría de nosotros que vivimos en el mundo occidental posmoderno. A pesar de lo difícil que pueda haber sido para cualquiera de nosotros, debemos recordar que somos los más afortunados que jamás hayan nacido. Y eso trae consigo una obligación moral inherente. Ya no parece apropiado a la luz de nuestra situación privilegiada que vayamos en pos de la religión o la espiritualidad sólo como fuente de consuelo o para nuestra sanación personal. Encontrar una manera para sentirnos personalmente mejor con nosotros mismos ya no es suficiente.
En otras palabras, si no estamos acá para hacer una gran diferencia- y puedo incluso decir que si realmente no hacemos una diferencia, si no dejamos el universo manifiesto un lugar diferente, un lugar mejor porque estuvimos aquí- me pregunto si es suficiente. Algunos dirán ¨oh, ese es un juicio moral, Sr. Cohen. ¿Cómo pudo decir algo así?¨ Pero a mí me parece filosóficamente racional que para la gente más afortunada que jamás haya nacido ésta sea una manera razonable de calificar la significancia del desarrollo espiritual. ¿Hemos dejado el cosmos como un lugar mejor, en algún grado, porque estuvimos aquí? ¿Hemos dejado nuestra impronta mediante nuestra intención consciente y libertad de acción? Si la respuesta es sí, entonces podemos decir: está bien. Si es no, entonces quizás no fue suficiente.

Wilber: Cierto. En realidad, ¿a qué otra cosa se puede aspirar?

Cohen: Así es como yo lo veo. Esto tiende a poner a la gente en aprietos y arrincona al ser separado de una manera dramática, que es por lo que me gusta, a pesar de que pueda parecer un tanto juzgador. A mi parecer nos proporciona un objetivo muy concreto. Nos da un objetivo de vida que es muy inmediato, que convoca a la totalidad de nuestra individualidad de la manera más directa y nos fuerza a trascender nuestro egoísmo ahora mismo, incluso en relación a nuestras aspiraciones espirituales.

Wilber: Si acaso finalmente tienes éxito o no está en las manos de las generaciones futuras para que decidan. Por ahora, actúa como si fuese verdad que si no dejas este mundo algo mejor de lo que lo encontraste, has perdido el tiempo en esta vuelta. Sólo toma esto como tu objetivo y síguelo y la historia decidirá si lo lograste o no.

Cohen: Y si lo miramos desde un ángulo diferente podríamos decir que desde un punto de vista evolutivo cada uno de nosotros tiene una cantidad limitada de tiempo aquí. Por supuesto que desde la perspectiva de la antigua iluminación o el despertar al ser puro, eterno, el tiempo es una ilusión y el ser desea ser liberado de su identificación con el tiempo como algo real. Pero desde la perspectiva de la evolución o del devenir, el tiempo es todo. Es todo lo que tenemos. Es el regalo más grande. Desde el punto de vista evolutivo, el desarrollo vertical- la emergencia de lo nuevo- es considerado el bien más grande. Y es sólo en y mediante el tiempo que la emergencia puede ocurrir.
Durante el tiempo limitado que cada uno de nosotros tiene, todos tenemos la oportunidad de hacer una diferencia mediante el don de libertad de acción que Dios nos ha dado. No importa quiénes seamos, todos tenemos algún grado no insignificante de libertad de acción. Y aprender a activar ese don divino para que lo más elevado y nuevo pueda emerger a través de nosotros es lo que hace toda la diferencia.